Mirarse al espejo cada día, es el mejor ejercicio que uno puede hacer para ver realmente como es. El espejo al igual que el algodón, nunca engaña.

Lunes, 14 Noviembre 2011

Lunes, 14 Noviembre 2011 07:13:28 GMT

¡A darle!

Fumar te deja los pulmones con más mierda que un pozo negro .

El exceso de grasas saturadas hace que el colesterol te salga hasta por las orejas .

Hablar mucho por el teléfono móvil, puede que a la larga te deje medio tonto (en algunos casos, más todavía) ya que al parecer, el aparatito de los cojones, emite algún tipo de radiación nociva para el cerebro.

Mucha sal, te puede hacer subir la tensión más alta que si la mandas por globo aerostático .

Las drogas te pueden volver loco o mandarte directamente a la fosa, sin más.

Beber mucho, es decir, devorar las copas, te puede dejar el hígado como un filete de ternera dentro de un cubo de disolvente.

Oír la música demasiado alta, quizás te acabe dejando más sordo que a Beethoven .

Ver muchas horas la televisión puede que te haga quedar más cegato que si tuvieras miopía, cataratas, conjuntivitis y sensibilidad a la luz, todo en el mismo lote.

De hacer caso a los políticos, ni hablamos, eso de escuchar debates, tertulias y un mitin tras otro, puede dejar secuelas irreparables en la vida de un ser humano, tales como diarreas incontrolables, mareos permanentes, visión borrosa, vómitos, convulsiones, gases y sobre todo, una permanente sensación de asco, así que: ¡Mucho cuidado con esto¡

¿Y me pregunto, qué efectos secundarios tiene hacer el amor?

Pues eso, a darle.

Fran Álvarez

Blog Perdido en el planeta Tierra



En: La Vecina.
Permaenlace: ¡A darle!
Comentarios: 0
Leído 536 veces.



Página 1 de 1. Total : 1 Artículos.

Fran Alvarez

franalvarez
España

Editor virtual de contenidos en Internet.Articulista y Escritor Blogs y Webs.Colaborador Medios Comunicación...

Mi perfil Completo

Lunes, 14 Noviembre 2011

Mis Enlaces


Buscar

 



Blog Gratis para humanos.


"Dentro de tí mismo, puedes encontrar a tu peor enemigo o a tu mejor amigo".(Proverbio Inglés).